Tener la regla viajando


La copa menstrual, toallitas higiénicas e Ibuprofeno son mis aliados



Señores y señoras, estoy viajando y tengo la regla. No se escandalicen ustedes, es algo normal, es más, si conocen a una mujer entre 15 y 50 años, lo más seguro es que a ella también le haya pasado. Pues por mucho tabú que haya en nuestra sociedad, la menstruación es algo normal y natural.



Hoy mi vida no se va a parar, hoy haré un trek en bicicleta, luego me bañaré en el lago Oneida y si las olas me lo permiten también haré tubing. Aunque tenga un nivel de dolor 7. Sí, sufriré en silencio (menos con mi marido, con el me quejo mucho). Para mí los primeros días de la menstruación son incómodos y dolorosos. Pero siempre sigo caminando.

Tener la regla no me impidió subir las empinadas calles de Atenas para contemplar el esplendor de la ciudad desde las alturas. Pero sí que me impedía subir a la misma velocidad que normalmente, pues llevaba más de seis horas caminando. Por lo que mi cuñado empezó a decir que andaba como una jubilada, a lo que respondí "Lo siento pero llevo horas caminando con la regla y mi ovario izquierdo me duele tanto que el dolor va de mi rodilla a mi riñón", a lo que contestó "T.M.I." (demasiada información, Too Much Information en inglés).

No señores y señoras no es T.M.I., si un miembro del grupo se tuerce el tobillo, el resto del grupo va más despacio por empatía, lo qué pasa es que la regla como no es un dolor que todos hemos sentido no es dolorosa. Cómo la idea de sangrar nos asquea no se puede hablar de ella. Lo siento pero no es demasiada información, si un hombre sintiese como cientos de cuchuillos se le clavasen en un testículo, seguro que lo compartiría con el mundo, es más seguro que no existirían los anuncios de compresas con dando saltos de felicidad.


Mis aliados para combatir la regla cuando viajo son: Ibuprofenos (y otros derivados) toallitas higiénicas en el bolso y mi copa menstrual.

La copa menstrual no es tan conocida como las compresas o los tampones, consiste en una copa de plástico que hace el efecto vacío, por lo que recolecta la sangre en su interior. A mí me encanta porque no se mueve, se puede utilizar en todos los periodos de la regla y se puede llevar durante horas ( en mi caso la vacío cada tres o cuatro horas los primeros días y cada seis o ocho horas los últimos). Además como son reciclabes (hay de usar y tirar también) ahorro muchísimo dinero, ya que los tampones son caros en todas las partes del mundo..... no sé a quién se le ocurrió la idea de que los tampones son un producto de lujo y no de primera necesidad.


Es verdad que la copa menstrual es mucho más engorrosa, pues eres tú la tienes que vaciarla y tal vez ensuciarte los dedos, es por ello que siempre llevo toallitas higiénicas en el bolso. Pero no es tanta sangre como nos hacen creer en los anuncios, unas solo sangra unos centímetros cúbicos. Otro punto negativo es que hay que esterilizar, en agua hirviendo, antes (eso se puede hacer en casa) y después de usarla, y si una viaja por meses es difícil de hacer (al menos que viajes con una olla).

Si nunca la has usado, no te aconsejo estrenarla en un viaje, pues una tarda en aclimatitarse a ella, es mejor probarla por primera vez haciendo vida cotidiana, pues la sensación es un poco extraña al principio.

Amigas mías viajeras me han aconsejado, tomar una píldora que hace que sólo te baje la regla una vez al año. O tomar la píldora convencional, y cuando este de vacaciones "saltarme" las píldoras de azúcar y continuar con el paquete de píldoras del siguiente mes y así no tener la regla. No sé para mi lo natural es tener la regla, por muy engorrosa y dolorosa que sea, el no tener la regla me parece antinatural .

¿Cuáles son tus aliados para combatir la regla viajando?