El metro más asqueroso, está en la ciudad más poderosa del mundo


El otro día me monté en el metro más asqueroso del mundo. Al principio no me di cuenta, pues llevaba 20 horas viajando y mis ojos solo se centraron en buscar un sitio en el que sentarme. Pero en cuanto miré a mi alrededor un escalofrío recorrió mi cuerpo. ¡El suelo estaba recubierto de moqueta! en la que se podían ver manchas de todo tipo... sobre todo en las esquinas.





Es más por un rato jugué ¿Qué tipo de mancha es? A) Café B) Orín C) Sangre D) Vómito. Pero pronto el juego me revolvió el estómago. Además la conversación telefónica del joven, que minutos antes me había confirmado amablemente que me dirigía en la buena dirección, hizo que me desplazara al principio del vagón para "ver mejor" el mapa del metro, ya que este estaba amenazando de muerte a su "amigo" por cuestiones de dinero.


Supongo que muchos os estaréis imaginando un metro cochambroso de algún país tercermundista. Pero nada más lejos de la realidad, ya que se trata del metro de la "Capital del Mundo", el que pasa por debajo del Pentágono y del F.B.I. Exacto es el subway de Washington D.C.


No solo el suelo es decadente, las máquinas para sacar el billete son antiquísimas, en el que se elije el destino por el precio del billete y lo peor de todo es que no dan cambio (algo muy común en  Norteamérica). Pero lo más triste son las profundas estaciones de metro, ya que son todas iguales, búnkeres sin bancos para sentarse.





Cuando viajo siempre intento subirme en el transporte público de los sitios a los que voy, pues creo que es un buen instrumento para medir la vida real de la ciudad. Es por ello que aconsejo al señor Obama que baje a las entrañas la ciudad con más poder del mundo, pues bajo tierra solo se ve pobreza y suciedad.

A photo posted by Sarah Y. Richards 🌎 📷 (@bueno_bonito_barat0_travelblog) on

¿Sabías que una de las estaciones del metro neoyorquino es un museo?