39 sellos en mi pasaporte




Hoy han mutilado mi pasaporte, le han cortado una esquina “Pero me lo puedo quedar ¿Verdad?” pregunté al ver el sacrificio “Sí, sí no te preocupes” me contestó la guillotinadora.

La verdad es que mi pasaporte estaba ya muy molido, le di mucha caña el año que viajé de mochilera por Centro y SudaméricaPues fueron muchos los días que llevé el pasaporte como una segunda piel, es decir, metido en una riñonera interna. Aunque intenté protegerlo lo máximo posible envolviéndolo en una bolsa hermética .... el sudor y los chapuzones con ropa inesperados, fueron carcomiendo el dorado del pasaporte y el escudo español fue desapareciendo con el paso de los países.

Pero lo que más pena me dio al cambiar de pasaporte, es el no haber llenado todas sus páginasPues tras haber atravesado todo América, de Canadá a Argentina, solo me faltaban cinco páginas para completarloes más, algunas hojas tenían hasta de seis sellos... si los aduaneros se  hubiesen esparcido un poco más seguro que ahora tendría un pasaporte sin páginas en blanco.

Nunca tendré un pasaporte tan lleno como el antiguo” pensé contemplando las páginas en blanco de mi nuevo y reluciente pasaporte. Pero en ese momento recordé que cuando me hice el anterior pensé exactamente lo mismo y mira 5 años después he obtenido 39 sellosPor lo que me quedo con ese pensamiento y aprovecho para soñar despierta con los sellos qué tal vez obtendré en este impoluto pasaporte, destinos en los que nunca he estado como: India ,  Japón , Tailandia,  Jordania, Siria, Sudáfrica, Nepal, Corea, República Checa, Irlanda, Islandia, Georgia, Nueva Zelanda... por mí la lista nunca acabaría y además sumaría muchos países en los que ya he estado. 


Artículos relacionados:

Mi primera vez