Cómo ahorrar dinero viajando por Europa. Comida (I)

Consejos para comer barato en el viejo continente




Europa es uno de los continentes más visitados, pero recorrer sus calles low cost es una tarea ardua, sobre todo en las capitales: París, Londres, Praga, Ámsterdam, Berlín....
  
Aunque la gastronomía europea cambia mucho según el país, todas tienen algo en común, en los sitios más turísticos comer bien no es económico. Aquí mis consejos para comer barato en Europa:
   


Restaurantes
Comer en restaurantes, aunque es más sabroso, puede salirse del presupuesto. Yo encuentro restaurantes más low cost así:
  1. Nunca entres si el menú está en inglés, obviamente esta regla no se aplica a los países anglosajones.
  2. Busca restaurantes en los barrios más populares, los más baratos normalmente están cerca de oficinas o en los mercados (cuidado, algunos mercados solo son para turistas y nada económicos). A veces alejarse un poco de los puntos de interés puede disminuir el precio de la comida más de 5 €. Sabrás si el restaurante es bueno si está lleno, por ejemplo en España sabes si el lugar es bueno por la cantidad de servilletas y palillos que hay tiradas en el suelo, cuanto más sucio mejor, pero esta  regla no se aplica en Alemania.
  3. Busca restaurantes con platos del día o menús, tienen un precio asequible y son de buena calidad, pues al contrario que los restaurantes turísticos, estos buscan mantener una clientela diaria.
  4. Otra opción muy barata es ir a un restaurante de comida forastera,  china, india, africana....No degustarás los platos típicos de la región, pero la relación calidad precio en este tipo de restaurantes es muy buena. Por ejemplo, yo muchas veces voy a los restaurantes Hare Krishna,  organización religiosa, casi todas las ciudades tienen  un centro en el que sirven comida vegetariana a muy bajo precio o a cambio de donaciones.

Fast Food
Ya lo sé, comer hamburguesas y kebabs no es lo más ideal para descubrir la gastronomía del país, pero te permite comer barato en el centro de la ciudad, además tienen wi-fi y baños gratis. Si vas a alguna cadena de comida te aconsejo hacer tu pedido desde la máquina, muchas veces las ofertas no aparecen en los menús de la barra y además puedes elegir el idioma.

Comprar comida
Es mi opción favorita, para mí ir a los mercados y supermercados de la región es casi tan importante como pasearme por los museos o monumentos.
  1. Cuando viajo compro una comida al día en supermercados o mercados, así consumo comida de calidad a un precio módico, alrededor de 4 €.
  2. Una de las opciones es ir al mercado, asegúrate de que es un mercado popular y no uno gourmet para turistas, comprar pan, queso, embutidos, aperitivos, empanadas, fruta...
  3. Los bocadillos y derivados cansan rápido, otra opción es comprar comida preparada, ya sea fresca como: lasaña, arroz, pollo u otros platos típicos de la región o comprar comida precocinada en los mini-súper del centro de la ciudad, como tabule, ensaladas, tortilla, etc.
  4. Una mesa bajo la Tour Eiffel, el Acueducto de Segovia o Piccadilly Central, es lo bueno de comprar comida en supermercados, que lo puedes comer en donde sea, y si lluevo en muchos mercados hay mesas comunes en las que puedes comer.
  5. Llévate cubiertos, servilletas y gel limpiador de manos allí donde vayas, es la parte mala de comer así, que la mayoría de supermercados no venden cubiertos sueltos. Yo aconsejo comprar cubiertos de plástico (los de los niños pequeños) y un pequeño bote de gel sanitario para manos, se puede pasar sin problema en los aviones y así podrás comer de manera apropiada por todo el mundo.

Comida callejera.
En Europa este tipo de comida es más difícil de conseguir y no siempre son equivalentes de comida barata.
  1. Un equivalente a los puestos baratos de comida de Sudamérica o Asia en Europa son mini locales de comida para llevar o comer de pie, como pizzerías en Italia
  2. O las tapas, pequeños aperitivos que acompañan a la bebida, pero ojo no siempre son gratis, por ejemplo en Portugal te ponen comida delante peroluego te la cobran, pregunta antes de caer en la tentación.

Cocinar.
Es la mejor manera de probar exquisiteces a un precio mínimo. Puedes comprar la materia prima en el mercado y elaborarla en la cocina.
  1. Si viajas sólo no vale tanto la pena pues no ahorras tanto, pero si viajas en pareja o grupo ahorrarás mucho.
  2. Obviamente para ello necesitas alojarte en un hostal con cocina común o en una casa Airbnb o CouchSurfing. La opción ideal para descubrir la gastronomía del país es cocinar con tu host de CouchSurfing.
  3. Las condiciones de las cocinas compartidas suelen ser muy limitadas, por ello si eres mochilero y vas a viajar por mucho tiempo te aconsejo tener un pequeño kit de cocina con especias, aceite y demás utensilios de cocina.

Bon appétit!

Más consejos para exprimir Europa y no tu bolsillo:



Tour gastronómico y económico por Ámsterdam