Las cataratas del Niágara en verano y en invierno

Viaja a las cataras de Niágara desde Toronto por solo 7 dólares



Al contemplar las cataratas del Niágara llama la atención la fuerza con la que cae el agua, perfectamente descrita por la tribu Iroquesa que bautizó el lugar como Niágara,“Trueno de agua”. Pero por otro lado, repugna ver como el ser humano ha explotado al máximo esta joya de la naturaleza, pues enormes casinos con luces de neón rodean a las tres majestuosas cataratas.








El lugar cambia totalmente con las estaciones del año, durante el invierno es mucho más mágico, no hay turistas debido a las bajas temperaturas, solo hay agua, hielo y nieve; es impresionante, a pesar de la fuerza del agua, el lago se congela y se convierte en un puzzle de bloques de hielo. En verano todo cambia, hay turistas por todas partes y entre las cataratas se pasean barcos con personas envueltas en chubasqueros de plástico, amarillos en el parte de Estados Unidos y azules en la de Canadá.

Niágara Fall comprende tres cataratas las cataratas canadienses, Ontario, las cataratas estadounidenses Nueva York, y las cataratas Velo de Novia que son más pequeñas. Es asombroso cruzar el punte peatonal para ir de un país a otro, pues se ven las tres cataras a vista de pájaro.



Bus Toronto Niagara falls por 7 CAD

La manera más barata de llegar a las cataras desde Toronto es a través de los autobuses diarios que los casinos ofrecen a sus jugadores. Pues aunque la primera vez hay que pagar 35 dólares canadienses (CAD) por el trayecto, una vez mimbro del casino el trayecto solo cuesta 7 CAD. Otras maneras de llegar es por los trenes GO, donde también cuesta 35 CAD ida y vuelta, o compartiendo coche.


¿Invierno o verano? 

















¿Las vegas? No, es Niagara Falls 

La cara menos bonita de las cataratas del Niágara, casinos, luces de neón y comida rápida. Un little Las Vegas.