Carne de camello en la medina de Casablanca

Descubre especias, aceitunas y carnes de camello en el mercado de Habous  




En Casablanca las mujeres cambian el velo por gafa de sol Gucci, las babuchas por los tacones y los hombres dejan las chilabas en casa y salen con traje. Es la ciudad más metropolitana de Marruecos y la cuna del comercio internacional. Pero todos los días en el mercado de Habous, emplazado en la medina, resurge el maruecos más tradicional, los olores a especias, los frutos secos, el barullo y los regateos.




Mi rincón favorito es un patio reservado exclusivamente a la venta de aceitunas, las hay: verdes, rojas negra, arrugadas, picantes, saladas.... todo un paraíso de olivas. En el que se puede degustar cada una de ellas, eso sí, tendrás que decidirte por tus preferidas y compara unas pocas.





Pero lo más curioso de este mercado, son las carnicerías al aire libre, donde exhiben con orgullo cabezas decapitadas de camellos. Una carne muy popular en zona por sus efectos afrodisíacos. Un kilo de esta carne cuesta 70 Dhirams, es decir 6 euros o 8,4 dólares.


Justo detrás de las carnicerías hay diversos restaurantes, en los que en vez de venderte sus propios platos, cocinan la carne que los clientes traen. En estos sitios por 40 Dhirams (3,5 € o 4,8 $), cocinan un kilo de carne de camello, o de otro tipo, y además ofrecen una ensalada, pan marroquí y, por supuesto, té. Con respecto a la carne de camello, es de sabor fuerte y llena mucho, los locales dicen entre risas que da mucho “calor”.